Raquel Buj es co-fundadora de Zap&Buj. En Zap&Buj trabajan con la unión entre Arquitectura, Moda y Tecnología mediante la experimentación con materiales y herramientas digitales. En 2017 ganan el Samsung Ego Innovation Projects en la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid.

 

Entrevista

«Creo que aun sigue estando presente la figura del diseñador de moda y la modista y parece que todavía cuesta un poco de entender que no es así.»

Cuéntame un poco más sobre vuestro proyecto. ¿Cómo nace esta idea?

Nosotras somos arquitectas pero también diseñadoras de moda e hicimos un máster que integraba estas dos disciplinas. Nos conocimos en este máster y teníamos muy claro que no queríamos encasillarnos en un sitio o en otro y nos parecía muy interesante el poder desarrollar estas dos disciplinas de una manera más abierta… A nivel concepto podíamos pensar en dónde podían llegar a juntarse la arquitectura y la moda y a nivel de materiales también. Como se retroalimentaban las dos, como la arquitectura podía dar una nueva visión a la moda y al revés. Entonces empezamos participando en concursos, cada una con la faceta profesional que teníamos en ese momento hasta que ganamos el Samsung Ego Innovation Project. A partir de ahí dimos el salto a enfocarnos ya directamente en esto y después de ganar este concurso establecimos nuestro taller, la marca, etc. Y seguimos por ese camino…

¿Cómo ves el panorama del diseño de moda en la actualidad?

Yo me he sentido bastante acogida, creo que es un ámbito que estaba abierto a nuevas ideas y la rapidez y la inmediatez de la moda a veces juega a favor al ser un campo bastante fresco. Después ya establecerte y que puedas vivir solo de esto es más complicado pero creo que esto es una cosa que es muy bonita, interesante y muy viva y es un ámbito en el que entran muchas cosas; colores, ilusión…

Sí que veo que hace falta que la moda se entienda no sólo como algo estético o algo de tendencia, que se entienda la moda como algo que aporta más a la gente, que puede ser una manera de relacionarnos, de expresarnos, de comunicar nuestras emociones… Digamos que creo que hace falta que socialmente se entienda de otra manera. La moda puede ser algo muy artístico, puede ser algo que aporte a los seres humanos como por ejemplo la moda tecnológica, al final es nuestra segunda piel… Hace falta que se de este paso para que se entienda mejor.

Una gran cantidad de mujeres termina sus estudios en áreas creativas e incluso muchas llegan a hacer un máster. Pero después los directores creativos de grandes firmas suelen ser hombres. ¿A qué crees que se debe esto?

Desde mi punto de vista creo que a nivel educación hay algo que no acaba de estar resuelto. Valores como el liderazgo, la capacidad de dirección, la creatividad… es algo que se sigue asociando al masculino. Yo creo que por un lado, a nivel educación esto debe cambiar y potenciarse el talento femenino. Nos faltan modelos femeninos y es algo muy curioso, faltan ejemplos de mujeres creativas. Y luego otro tema que me parece muy básico es que el liderazgo está pobremente entendido, las marcas de moda deberían entender a las personas que trabajan contigo. O cambiar la idea de que el diseñador es la cabeza, pero hay tantísima gente detrás que no se muestra.. Yo creo que las mujeres tenemos mucho que aportar con nuestro punto de vista.

«Hace falta que la moda se vea como algo que aporta un plus a la vida de las personas y no sólo como una tendencia.»

¿Crees que las mujeres en el sector obtienen el reconocimiento (tanto económico como honorífico) que se merecen? ¿Por qué?

Yo creo que cada vez más. Pero creo que aun sigue estando presente la figura del diseñador de moda y la modista y parece que todavía cuesta un poco de entender que no es así. Pero creo que todas estas iniciativas que están surgiendo, como por ejemplo lo que estás haciendo tú, están ayudando a visibilizar este problema. Pero esto es a nivel superficial, a nivel profundo creo que aun está un poco estancado este cambio.

¿Qué crees que es lo más desafiante para las mujeres en la industria creativa?

A mi lo que más miedo me daba era la parte empresarial de emprender, la parte económica. Para mi es bastante desafiante la balanza de las cosas que haces por que te gustan y la parte de la viabilidad productiva del proyecto. Me da mucho miedo llegar a perder los valores o la esencia de la marca por querer hacer una marca más comercial. Y sobretodo que sea perdurable en el tiempo. Una parte que me parece muy interesante de llevar mi propia firma es la parte de formar un equipo en el que todo el mundo se sienta imprescindible a la hora de desarrollar proyectos. Al fin y al cabo, dirigir la firma de manera acorde a mis ideas.

«Las mujeres tienen que quitarse las barreras y el miedo a hacer ciertas cosas.»

¿Qué le dirías a una mujer que está empezando su carrera?

Yo le diría que explore que es lo que le interesa para empezar tu propio camino. Que se de la libertad de explorar que es lo que le interesa, donde puede aportar algo, y no ponerse barreras disciplinarias ni mentales. Ser muy inquieta, no estar solo interesada con cosas de tu profesión por ejemplo como arquitecta puedes buscar cosas de moda, arte, charlas… Aprender de los profesores y también de tus compañeros. Somos bastante individualistas pero realmente yo he aprendido mucho de la gente que tenía alrededor. Y que se quiten las barreras y el miedo de hacer cosas.