Irene Infantes nació en Sevilla, en 2010 decidió trasladarse a Londres donde completó su licenciatura en Diseño Textil en Central Saint Martins. Irene ha hecho de la lana española el material y el hilo conductor de su trabajo. Su trabajo ha sido exhibido en todo el Reino Unido y Europa, incluyendo el London Design Festival, el London Design Business Center y el Museo de Arte y Diseño de Hamburgo entre otros. 

 

Entrevista

«Creo que para no perder el rumbo es importante centrarse más en el camino y menos en la piedra.«

¿Cuál fue tu punto de partida en el mundo del arte?

Lo cierto es que desde pequeña siempre he sido bastante creativa, me gustaba mucho escribir, dibujar, coser… pero mi inmersión total se dió cuando me mudé a Londres, que encontrándome bastante mal economicamente, la entrada a galerias de arte eran (y son) gratuitas y  las visitas a éstas se conviertieron en mi hobby principal. No he estudiado bellas artes y nunca me planteé trabajar en el mundo del arte, le tengo tanto respeto que, sinceramente, no me considero artista.

«Cuando volví de Londres me di cuenta de que aquí, en España, hay una visión más sexista hacia la mujer.»

He leído que el objetivo de tu proyecto “2.032km” es dar visibilidad al material que compone las piezas, lana merino. ¿Podrías contarnos cómo nace este proyecto? 

Este proyecto, como casi todos en los que vengo trabajando los últimos años, trabajan desde el material y su historia. La lana merino, autóctona de España, fue moneda de cambio en el S XV y fue decisiva en el desarrollo económico de España, hoy día este comercio no solo esta prácticamente desaparecido sino que los pocos que aun lo practican en España, la mayoría de veces se ven obligados a quemar o desechar el material debido a lo mal remunerado del sector.

Trabajo con la fibra para darle forma y voz, convertirla en objetos/obras que vuelven a poner en valor al material.

¿Qué crees que es lo más desafiante para las mujeres en las industrias creativas?

No sabría responderte, soy mujer y no entiendo este mundo de otra forma, no sé si las cosas me hubiesen sido más facil si hubiese sido hombre pero me gusta pensar que a la hora de trabajar, las empresas o personas con las que trabajo/colaboro se ponen en contacto conmigo por mi trabajo.

Si tuviese que destacar algo, diría que a veces me ha costado que me tomen en serio.

 

«A veces me ha costado que me tomen en serio.»

Después de haber estudiado en una ciudad como Londres, supongo que habrás podido compartir y vivir muchas experiencias con personas muy interesantes dentro del sector creativo, entonces ¿Crees que las mujeres en España obtienen el reconocimiento que merecen? ¿Por qué?

Cuando llegué a España (hace casi 3 años) después de haber vivido 8 en Londres me di cuenta que hay bastante más que hacer, que aquí hay una visión más sexista hacia la mujer, me he topado con personas (hombres y mujeres) con los que me he tenido que repensar mucho qué vestir para un primer meeting/evento para no parecer ‘demasiado’ atractiva.

Si tuvieras que elegir a una sola mujer como referente, ¿Quién sería y por qué?

Diría que Natalie du Pasquier, si tengo que hablar del presente, porque hace magníficos textiles, diseño, pintura, escultura, joyería etc y ¡son muchos de los campos que me gustaría abordar!

Si tuviese que hablar de alguien del pasado, te diría que Gunta Stolzl, porque aparte de ser una maravillosa tejedora y artista textil, fue la primera y única mujer que consiguió ser maestra de la Bauhaus.

¿Qué le dirías a una mujer que está empezando su carrera?

Que no tengan miedo a hacer mil preguntas, que si algo les molesta que lo digan y que jamás centren su energía en ‘para las mujeres es más difícil’ y que trabajen duro, como cualquiera.

Creo que para no perder el rumbo es importante centrarse más en el camino y menos en la piedra.