Lucía Antruejo es una joven ilustradora Vallisoletana graduada en Bellas Artes. Completó sus estudios formándose en el postgrado de Diseño Gráfico en la Escuela Superior de Diseño de Valladolid. Sus ilustraciones te hacen volar y reflejan, en su mayoría, emociones o sentimientos propios y suelen estar protagonizadas por mujeres. Lucía ha encontrado en la ilustración una nueva forma de expresarse y no lo puede hacer mejor. Podéis comprar sus ilustraciones aquí

 

Entrevista

«Creo que llegar a cargos de dirección creativa sigue siendo hoy en día de las cosas más complicadas en esta industria.«

¿Cuál fue tu punto de partida en el mundo de la ilustración?

Desde siempre me recuerdo dibujando. Siempre me ha atraído todo lo que tiene ver con el mundo del arte. Se empieza como hobby o diversión y así hasta hoy. Pero no fue hasta hace como unos dos años cuando me centré más en la ilustración. Al principio hacía ilustraciones para regalar a alguien en alguna fecha especial, era algo que me relajaba mucho y me apetecía hacer y así salía un poco de la rutina de trabajo habitual.

Y poco a poco se fue convirtiendo en una manera de desconectar, pasé de hacer ilustraciones para regalar a hacer ilustraciones porque sí, a explorar diferentes estilos y maneras de hacer y al final con el paso del tiempo se ha ido convirtiendo en mi trabajo. Y eso me encanta, no hay un día en que no dibuje aunque sea un rato. 

«La ilustración para mí se ha convertido en una manera de hablar y expresar cosas que de otra manera me cuesta más decir y son el reflejo de gran parte de mi vida.»

La gran mayoría de tus ilustraciones están protagonizadas por mujeres, ¿A qué se debe esto?

Muchas de las ilustraciones que hago expresan emociones o sentimientos que estoy viviendo o he vivido en algún momento, así que como mujer que soy creo que es inevitable que las protagonistas sean mujeres. Al final la ilustración para mí se ha convertido en una manera de hablar y expresar cosas que de otra manera me cuesta más decir y son el reflejo de gran parte de mi vida. 

¿En qué momento decidiste lanzarte a abrir tu propia tienda y comercializar tus productos?

Siempre es algo que había pensado que me gustaría hacer en algún momento de mi vida pero nunca me había atrevido. Durante el confinamiento vi como la cuenta de instagram donde muestro mi trabajo fue creciendo significativamente y mi contenido era algo que por lo general gustaba, pero hasta ese momento yo trabajaba como diseñadora gráfica en un estudio y no me planteaba abrir nada porque no disponía del tiempo que requiere hacer algo así. Al final como consecuencia de este año tan extraño y difícil para todos me vi sola con mis ilustraciones y ahora sí que tenía todo el tiempo del mundo. Así que valoré mis opciones y decidí emprender y apostar 100% por mi trabajo a pesar de que las circunstancias no fueran las idóneas. Y aquí estoy, puede que antes de lo que me esperaba, pero feliz y con muchísimas ganas.

¿Qué crees que es lo más desafiante para las mujeres en las industrias creativas?

Creo que llegar a cargos de dirección creativa sigue siendo hoy en día de las cosas más complicadas en esta industria. 

«No hay un día en que no dibuje aunque sea un rato.»

¿Alguna vez has sentido que has tenido menos oportunidades por ser mujer?

Tengo la suerte de poder responder que no a esta pregunta. En todos los sitios donde he trabajado hasta ahora siempre me he sentido valorada por mis ideas o mi trabajo al margen de ser mujer. 

¿A qué mujer de la industria creativa admiras más? ¿Por qué?

Admiro con todo mi ser a Paula Bonet. Su trabajo es maravilloso, sus ilustraciones, sus grabados… da igual qué técnica utilice siempre sabe llegar al alma. Pero sobre todo admiro su discurso, su manera de hacer, de decir, su fuerza, su sensibilidad… todo sin tabúes ni medias tintas. Con su obra está dando voz a muchas mujeres y está demostrando que tenemos mucho que decir y la admiro por ello. 

¿Qué consejo le darías a una mujer que está empezando su carrera?

Pues que sea ella misma y que luche por lo que quiere. Que crea en su trabajo y apueste por ello porque nadie lo va a hacer mejor. Creo que la constancia es la clave del éxito. Nunca me ha gustado la frase “qué suerte has tenido que has encontrado trabajo”, siempre he creído que la suerte tiene más de esfuerzo que de casualidad.