Sumergida en un mundo donde todo parece ya estar fotografiado, ella se toma la libertad de expresar a través de su propio lenguaje aquello que se vuelve absolutamente necesario para su trabajo fotográfico: sentir.

 

Entrevista

A veces para la persona que te elige o te da la oportunidad de un trabajo o colaboración, el hecho de que seas mujer puede suponer que por el hecho de ser mujer seas más sumisa, seas maleable, no protestes.”

¿Cuál fue tu punto de partida en el mundo de la fotografía?

Digamos que siempre he estado vinculada a esta práctica, dado que mi padre siempre ha sido un apasionado de la fotografía y es algo con lo que conecté desde muy pequeñita.

Comencé fotografiando street-life con 17 años, exclusivamente en blanco y negro porque no dominaba el color y personalmente pasaba una etapa un tanto confusa como adolescente. A los 18 comencé a practicar la fotografía analógica que es la práctica que más me ayudó a trabajar el color y la luz. 

Estudié la carrera de diseño gráfico, de hecho llevo ejerciendo 10 años, a pesar de que los últimos años estoy redireccionando mi profesión más exclusivamente a la fotografía y videografía. El diseño gráfico influyó en mi trabajo, sobre todo a ser minuciosa en lo que al color y composición respecta.

¿Crees que las mujeres en el sector obtienen el reconocimiento (tanto económico como honorífico) que se merecen? ¿Por qué?

Creo que es algo complejo, a grandes rasgos creo que esto puede aplicarse a cualquier práctica artística o profesión. Creo que con nosotras no existe ese factor de fanatismo o de persona digna de admiración que si se genera alrededor de la figura del hombre. Psicológicamente un hombre no está preparado (o le cuesta mucho más) para admirar el trabajo de una mujer por la educación que ha recibido y una mujer puede admirar por igual a una mujer o un hombre. Podría pararme a analizar todo lo que envuelve esta pregunta pero creo que esto que acabo de explicar es la semilla del hecho de que el reconocimiento de nuestro trabajo quede siempre por debajo en comparación con el de un hombre.

«A lo largo de mi vida he tenido oportunidades tanto laborales como artísticas, pero porque no he parado de buscarlas y pelearlas

¿Crees que has tenido menos oportunidades por ser mujer?

En mi caso no creo que haya sido así, a lo largo de mi vida he tenido oportunidades tanto laborales como artísticas, pero porque no he parado de buscarlas y pelearlas, claro está que más duramente que un hombre y por eso he llegado a tenerlas.  

De hecho a veces he tenido oportunidades por el simple hecho de ser mujer, eso sí, en espacios únicamente dirigidos a mujeres.

¿Alguna vez te has sentido discriminada por serlo?

A pesar de haber tenido esas oportunidades, una vez estando «dentro» he visto todo el pastel. Creo que en muchas ocasiones álguien (sea un jefe, posible compañero de trabajo, incluso cliente etc) te está eligiendo en parte por el hecho de ser mujer; me explico. A veces para la persona que te elige o te da la oportunidad de un trabajo o colaboración, el hecho de que seas mujer puede suponer varias cosas;

1- Que por el hecho de ser mujer seas más sumisa, seas maleable, no protestes.

2- Que por el hecho de ser mujer seas una mera distracción física y te rechacen por ello.

3- Que te contraten por que les atraes y que utilicen el abuso de poder para exponer ideas que en otras situaciones no se darían.

Me da pena admitirlo pero a veces he sentido estas actitudes y esto ha hecho precisamente me haga dudar de mi valía como profesional. Por ejemplo, he llegado a finalizar encargos y una vez finalizados (en incluso a veces durante el proceso) ha habido clientes que han intentado algo más. Es algo super incómodo y es cuando te genera ciertas inseguridades, además de que están en una posición en la cual no puedes ser tajante por el rol que esta ejerciendo cada uno en ese momento. Yo soy una persona muy clara y siempre he sido tajante con estos asuntos, pero es cierto que si se diera en otra circunstancia hubiese sido más dura. Evidentemente esto no sucede todas las veces pero si que pasa y no es algo que haya observado única y exclusivamente en mi persona, si no en otras compañeras de profesión.

¿Qué crees que es lo más desafiante para las mujeres en la industria creativa?

Llegar a ser un referente. Creo que hay muchísimas mujeres con un gran potencial creativo y trabajos muy potentes los cuales cada vez son más valorados en espacios pensados expresamente para nosotras. Soy super consciente de que estos espacios son muy necesarios para darle visibilidad al trabajo que hacemos, sin embargo a veces pienso que esto hace que nuestro trabajo se quede en eso; en algo que compartir solo entre nosotras. Veo que en eventos que se crean para hablar de trabajo de mujeres en su gran mayoría solo es consumido por mujeres, la presencia de hombres es escasa. 

¿Podrías contarnos cómo abarcas tu proceso creativo y cuál es la parte del proceso que más disfrutas?

Antes de nada siempre me imagino una escena, pienso en el lugar, en las luces y el aurea que quiero que tenga la foto o el vídeo. No es fácil crear esta imagen en tu cabeza desde la nada, personalmente me gusta trabajar con espacios reales y crear a partir de ahí. Creo que la gente se piensa que las fotografías que hago son algo casual y no ven todo el trabajo que hay detrás; la iluminación, el proceso creativo, todo el trabajo de arte y escenografía, etc. Generalmente esto lo voy elaborando durante días antes del shooting y en el caso de un rodaje a veces meses, dado que tengo que crear la fotografía de muchas escenas diferentes ( incluso me desvelo de madrugada pensando en ello).

Sinceramente el proceso que más disfruto es cuando llega el día del shooting o rodaje, me encanta el campo de batalla. Generalmente la escena cambia cuando montas todo y tienes que improvisar, cambiar luces, poses, etc. Me gusta improvisar cuando ya tienes una buena base montada.

«Me gusta improvisar cuando ya tienes una buena base montada

¿Qué crees que debe cambiar en la sociedad para que empecemos a tener un sector más igualitario y sin brechas de género? 

Creo que en cualquier evento cultural o laboral debería de haber la misma participación de hombres como de mujeres. Personalmente creo que los espacios creados por y para mujeres son super necesarios para ganar visibilidad y confianza en nosotras mismas. Llevamos siendo ninguneadas mucho tiempo y creo que esto es terapéutico incluso para quitarnos ese síndrome de impostora que tenemos grabado a fuego en nuestra psyque. Sin embargo a veces esto hace que nos quedemos ahí, en esos espacios en los que nos sentimos seguras y creo que deberíamos de estar de manera igualitaria en cualquier evento o espacio sea de ocio o de ámbito profesional.

¿Qué le dirías a una mujer que está empezando su carrera?

Que no tenga miedo, que haga lo que realmente quiera y que no tenga reparo en cambiar de rumbo y se guíe por su instinto. Que valore su trabajo como si fuera su propio corazón y que nunca renuncie a sus pasiones por terceros.

¡Sigue su trabajo!

www.mvankoekje.com