Silvia Grav es una artista y directora creativa nacida en el País Vasco que reside actualmente en Los Ángeles. Empezó a estudiar Bellas Artes pero tras el primer año decidió empezar a aprender de manera autodidacta. Su obra destaca por su característico surrealismo onírico, todas sus fotografías están procesadas,combina elementos naturales con retratos y con ello logra un efecto extraordinario.

 

Entrevista

Si te da mucha rabia que a alguien le vaya mejor que a ti por que es un tío y tú sabes que tú eres mejor, demuéstraselo al mundo porque nadie va a venir a tu puerta a comprobar si tú eres mejor o no. Esto es lo más universal que veo y siempre lo comento con mis amigas, sin duda tenemos que ser nosotras las que hagamos algo porque nadie lo va a hacer por nosotras.

¿Cuál fue tu punto de partida en el mundo de la fotografía?

Empecé a hacer fotos por que sí. No las enseñaba y, cuando empecé a enseñarlas en Facebook e Instagram como que se hizo un poco viral. Cuando pasó todo eso fue como automático, en cuanto salí en un par de páginas ya empezaron a llegarme proyectos.

Actualmente vives en Los Ángeles, ¿Crees que allí existen menos diferencias entre hombres y mujeres en el ámbito laboral y artístico?

Totalmente, siempre lo digo en todas las entrevistas. En Los ángeles es como una burbuja de progresismo. El feminismo no es algo que se discute, se da por hecho. Los hombres respetan muchísimo a las mujeres, un claro ejemplo son mis amigos que cuando tienen alguna cita respetan a la mujer al máximo. Y al final todo esto se refleja en el trabajo. El #MeToo reventó aquí hace un par de años, pero cuando yo llegué hace cinco cuando tenía veinte años todo el mundo flipaba. Me decían “joder, si eres joven y se te da bien esto pues de puta madre”.

¿Crees que las mujeres en el sector obtienen el reconocimiento (tanto económico como honorífico) que se merecen? ¿Por qué?

Está clarísimo que no. Ojalá esto fuera mi opinión y no fuera verdad, pero es que es estadística. Es triste por que hay muchísimas mujeres que hacen cosas realmente buenas y no reciben premios por ello, pero es que las estadísticas que reflejan esto ni siquiera cuentan a las mujeres que ni siquiera se atreven a intentarlo. Si ya de por sí es difícil ser artista o creativo, naces mujer y te llenan la cabeza de inseguridades. Entonces cuando llega el momento de ser segura la mayoría ni lo intenta. Lo hablé hace poco con una amiga mía, está claro que hay menos mujeres pero no nos atrevemos porque no tenemos posibilidades.

«Definitivamente mi vida ha sido más difícil por ser mujer, pero dentro ello me ha ido bastante bien

¿Crees que has tenido menos oportunidades por ser mujer?

Al principio creo que no influyó demasiado, simplemente yo era una persona muy joven que hacía sus cosas. Luego, cuando yo ya me establecí un poco como fotógrafa, ahí empezó el patriarcado. De trabajar en estudios de diseño y ser claramente mejor que el 80% de los hombres que habían allí y que no me dejaran espacio. Pero también por no tener los cojones de pedir lo que yo me merecía. Al final cambié. Definitivamente mi vida ha sido más difícil por ser mujer, pero dentro ello me ha ido bastante bien.

¿Alguna vez te has sentido discriminada por serlo?

Como la mayoría de proyectos me llegan por mail, todos saben que soy mujer pero no que soy tan jóven. La combinación de la edad y de ser mujer es brutal. De hecho tengo una anécdota que me pasó estando aquí en Los Ángeles, un cliente me contactó por mail ofreciéndome muchas cosas y cuando nos vimos en persona se le notó sorprendido por mi edad y pensó que por ello podía ofrecerme mucho menos por el proyecto. Y cuando le dije que lo tenía que pensar se asombró. Prentedía pagarme la mitad por el proyecto a raíz de habernos conocido.

¿Qué crees que es lo más desafiante para las mujeres en la industria creativa?

No sé si puedo hablar por las demás, pero en mi caso era ser yo misma. Quitarte todo el peso de haber crecido como mujer. En el momento en el que yo veía a un típico macho me callaba y no podía hacer nada. Sentía una impotencia tan grande… En las reuniones con personas así, cuando hablo se me quiebra la voz. Es súper frustrante, ¿y por qué es? Pues por años y años de mi cerebro entendiendo que eso es lo que tiene que hacer, callarse. Pero después a la mínima que tú hablas y te pones en plan macho todo funciona mucho mejor, en serio, parece absurdo pero así es. Y luego también el ser capaces de hablar y de quejarse cuando un hombre hace algo que no está bien. A mi siempre me ha dado miedo por lo que pudiera pasar después o por miedo a perder mi trabajo. Tenemos miedo por naturaleza.

«Los ángeles es como una burbuja de progresismo. El feminismo no es algo que se discute, se da por hecho.»

Hay una gran diferencia entre las mujeres que se gradúan y las que terminan ocupando un alto cargo o simplemente dirigiendo su propio estudio. A qué crees que se debe esto?

Hace falta ser tan valiente para crear tu propia empresa… Aquí hay más ayudas y las empresas, aunque sea sólo por quedar bien, están contratando a más mujeres y tienen mínimos de porcentajes de plantilla que deben ser mujeres para que realmente se preocupen por buscarlas, por que las hay.

¿Qué crees que debe cambiar en la sociedad para que empecemos a tener un sector más igualitario y sin brechas de género?

Bueno, hay que atacar tantas cosas a la vez. Por ejemplo la violencia de género, si todo esto mejora al final mejorará la sociedad. Yo lo veo aquí con los hijos de mis amigas que son mujeres independientes, que no necesitan a un hombre. Sólo tener un ejemplo de esto en tu vida ya hace que tú tengas una visión totalmente distinta y así poder pensar que realmente podemos hacerlo. A nivel práctico yo siempre intento repostear a mujeres artistas y darles esa visibilidad, o simplemente con un comentario a los más pequeños para que actúen si ven una situación que no está bien. Si todo el mundo lo hiciera, nos iría mejor.

¿Qué le dirías a una mujer que está empezando su carrera?

Yo creo que siempre es como hablarte a ti mismo cuando empezaste. Sacar la frustración que te provoca que no te dejen hacer ciertas cosas o que hayan situaciones que no te gusten, todo eso transformarlo en algo bueno para ti. Si te da mucha rabia que a alguien le vaya mejor que a ti por que es un tío y tú sabes que tú eres mejor, demuéstraselo al mundo porque nadie va a venir a tu puerta a comprobar si tú eres mejor o no. Esto es lo más universal que veo y siempre lo comento con mis amigas, sin duda tenemos que ser nosotras las que hagamos algo porque nadie lo va a hacer por nosotras.